google-site-verification=_3cpOz5I56CRR0HYOIElJVOBgwhPJDtBho3EiityLpk

El socio adecuado para un Joint Venture es aquel que tiene una serie de capacidades complementarias y que puede trabajar de forma efectiva con la compañía. Esta complementariedad tiene 2 aspectos fundamentales: aspecto técnico y aspecto organizativo.

En relación al aspecto técnico, lo primero que hay que valorar son los conocimientos o recursos que el socio ideal debería tener; por ello nos debemos preguntar lo siguiente:

 

  • ¿Qué conocimientos o recutsos necesita el Joint Venture?
  • ¿Qué recursos de los anteriores ya tengo?
  • Los recursos que no tengo, ¿cuáles son los más importantes?
  • ¿Qué recursos de estos anteriores puedo adquirir de otra manera que no sea a través de Joint Venture?

 

También es muy importante seleccionar a un socio con capacidad financiera suficiente para inyectar capital y mantener el Joint Venture. Para comprobar que esto es así, habrá que revisar los estados contables y verificar si es una compañía sólida desde el punto de vista financiero, se deberá comprobar también, la política de crecimiento, inversión de los resultados, etc.

Es importante la compatibilidad, debido a que afecta a cómo van a cooperar las partes. Si no existe ninguna cooperación, lo único que se conseguirá es incrementar los costes y por defecto los conflictos y compromisos. El grado de coorperación suele incrementarse en relación con el nivel de complejidad e inseguridad del Joint Venture, que a su vez suele incrementarse en relación con el aumento de sus funciones, aumento también de conflictos estratégicos y falta de similitud de los socios.

 

Otro punto importante a la hora de buscar un buen socio es tener en cuenta la diferencia de tamaño entre las compañías. Obligando así a realizar ajustes específicos para minizar tales diferencias.

No podemos dejar de la idea de que cada compañía es única. Su estructura y sus prácticas comerciales están normalmente adaptadas en función de la cultura del país al que pertenecen, la normativa vigente y la propia historia de la empresa.

Por ello es muy importante dedicarle tiempo a comprender las diferencias con el posible socio, y entonces tratar de desarrollar durante las negociaciones la manera de enfentarse a las mismas.

Debemos comprobar:

  • Si las estructuras operativas y directivas son centralizadas o descentralizadas.
  • La estructura organizativa.
  • Estrategia de marketing y de distribución, política y filosofía de servicio al cliente.
  • Fortaleza financier, diversificación de riesgo, política de dividendos, reinversión, ratios financieros, política de impuestos, etc.
  • Clase de sociedad (centralizada, familiar, pública).
  • Política laboral (indemnizaciones, estrategia a la hora de contratar).
  • Relaciones laborales (existencia de representantes de los trabajadores o no, revisión de situación de los empleados, etc).

 

La búsqueda de un socio apropiado es esencial para el éxito del Joint Venture. Además de las negociaciones y redacción de documentos legales y operacionales, hay que emplear una importante cantidad de tiempo como hemos visto anteriormente, al igual que también hay que emplear una importante cantidad de dinero. Por ello, hay que identificar y analizar muy bien a los posibles candidatos con los que queremos formar un Joint Venture.

 

Laz reestructuración empresarial

¿Cuándo es momento de invertir?

La resiliencia es un elemento clave para el funcionamiento empresarial efectivo.

La internacionalización como parte de tu estrategia empresarial

En un entorno tan cambiante y competitivo, afianzarse en el mercado internacional es un factor clave para alcanzar tus objetivos empresariales.

Contacta con nosotros, te guiamos en el camino hacia el objetivo.

12 + 11 =

Uso de cookies. En este sitio web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y recoger datos estadísticos sobre el uso de nuestra web por parte de los usuarios.    Más información
Privacidad