¿Alguna vez has querido explorar un país lejano de forma independiente? ¿Y reservado las vacaciones sin la ayuda de una agencia de viaje? Entonces probablemente hayas buscado vuelos baratos en Internet. Una conocida plataforma de búsqueda le ofrece una tarifa aérea irresistible y apenas puede creer lo barato que puede ser volar. Durante el proceso de reserva, usted trata con la aerolínea, de la que nunca se ha oído hablar. Pero Google sabe más: la aerolínea que ofrece vuelos increíblemente baratos es una de las aerolíneas más propensas a sufrir accidentes del mundo. Ahora vacila. Los vuelos de las aerolíneas con las que está familiarizado son dos veces más caros. Ahora la compra también se retrasa. Aplaza la decisión y la reserva para otro día.

¿A dónde queremos llegar con esta historia? En primer lugar: Toda compra o venta se realiza con emociones. Tu intención de comprar o no comprar viene acompañada de sentimientos de los que quizás ni siquiera seas consciente. A continuación, consideramos ambos lados: el del comprador y el del vendedor.

Perspectiva del comprador:

Pensemos en nuestros motivos generales cuando compramos algo: las personas compran productos o servicios porque los quieren o porque hacen felices a los demás, porque esperan más comodidad, porque ahorran o incluso ganan dinero con ellos. Todos estos motivos diferentes están llenos de emociones positivas. Ya está claro para el consumidor o socio comercial que quiere comprar un determinado producto, tiene una razón. Y esta razón está ligada al deseo de iniciar el proceso de compra.

 

Perspectiva del vendedor: un cliente con una intención de compra específica es un golpe directo: no será difícil para el vendedor vender. Pero si su cliente no viene a usted lleno de energía, puede comenzar con el principio del placer. Implemente este deseo emocional incondicional de comprar con su cliente. Verás que las emociones siempre facilitan la venta. Así que siempre comience el argumento de venta con una emoción positiva.

Es posible que su cliente aún no conozca sus necesidades y no pueda imaginar hasta qué punto su vida podría funcionar de manera óptima. Pero usted, como buen vendedor, lo sabe. Encuentre áreas problemáticas con su comprador potencial. Planta en él los beneficios y la emoción positiva de adquirir tu producto.

 

Emociones honestas, interés honesto

En la era de la digitalización y la multitarea, las discusiones abiertas y honestas valen su peso en oro. Conozca a sus clientes, evita frases estandarizadas, adáptalas a la persona que tienes enfrente. Difunde el deseo y la curiosidad por conocer a tu contraparte. Y no pienses en las ventas todo el tiempo. Los más vendidos son los que venden sin siquiera darse cuenta.

Venta emocional con contacto visual

Para convertirse en un actor de alto rendimiento, es esencial que siempre se preocupe por la persona que está detrás de su cliente. Mire a la otra persona a los ojos. Si te dices a ti mismo de antemano que te gusta y te preocupas por la persona, mejorarás el nivel de relación desde el principio.

No se aconseja hablar tanto de los aspectos técnicos y las propiedades de los productos, sino de hablar de persona a persona. Recoge a tu contraparte en su mundo emocional.

Como vendedor, solo puede tener un argumento de venta agradable y emocional si usted mismo tiene una actitud positiva. Los sentimientos o la empatía falsas no parecen dignos de confianza. Asuma usted mismo: si no confía en el vendedor, tampoco confía en el producto.

Persuasión por una buena causa

La persuasión no es moralmente cuestionable mientras la otra persona tenga una salida. La persuasión es bienvenida incluso cuando usted, como vendedor ayuda a mejorar la vida del cliente, le muestra al cliente un nuevo beneficio positivo, le ayuda a ahorrar tiempo, le son de gran ayuda en la toma de decisiones, garantizan un asesoramiento integral y desea lo mejor para el cliente.

Datos asesinos emocionales

¿Qué puede hacer si el comprador aún no muestra signos de querer comprar? Intensifique las necesidades de sus clientes con un conjunto de preguntas inteligentes e individuales. Distribuya datos impresionantes en sus preguntas que claramente hablen de su producto o servicio. Esto motivará al cliente a comprar. 

Vender en contacto con consumidores y socios comerciales es un proceso controlado emocionalmente. Tanto del lado del comprador como del vendedor, surgen emociones que influyen positiva o negativamente en el proceso de compra. Como vendedor, su desafío es mantener el control sobre sus emociones y las de la otra persona. Utilice estrategias de persuasión emocional como el placer o el dolor para motivar a las personas a comprar. El requisito previo es su relación

Uso de cookies. En este sitio web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y recoger datos estadísticos sobre el uso de nuestra web por parte de los usuarios.    Más información
Privacidad