Cuando una empresa de Interim management, gestión integral de empresas de manera externa, es contratada por una compañía, llega con los objetivos marcados y personalizados para un período concreto, previamente consensuado. Con la contratación de un interim manager se pretende que esta figura se ocupe de la implementación exitosa de los proyectos, con un enfoque claro en los resultados. Eso es lo que a menudo distingue al gerente interino del consultor de gestión. Un gerente interino implementa las necesidades del cliente de manera competente, rápida y eficiente porque ya ha resuelto problemas similares varias veces. Los gerentes interinos son políticamente neutrales, objetivos y sin prejuicios. Trabaja sin estatus ni intereses de poder y no tiene intenciones profesionales en la empresa cliente, por lo que el gerente interino no tiene miedo de las tareas “desagradables”.

La tarifa un servicio de interim management depende de la duración de la asignación, el número de días de la asignación, los requisitos de la compañía, las funciones que elaborarán el ella, la industria y la ubicación.

Hay muchas razones para acudir a los servicios de interim management

Desde la falta de conocimientos técnicos, las cargas de trabajo máximas, hasta la pérdida repentina de un empleado clave debido a una enfermedad o accidente. Ocupar puestos de gestión a menudo puede llevar varios meses; aquí también se puede utilizar un gerente interino para cerrar la brecha hasta que se cubran los puestos permanentes.

Otra razón para utilizar gerentes interinos es la introducción de nuevos conocimientos técnicos y tecnologías de vanguardia en una estructura existente. La empresa dispondrá de los conocimientos técnicos adquiridos una vez que el gerente externo haya completado con éxito el proyecto. Especialmente las empresas que se caracterizan por un alto nivel de fidelidad de los empleados valoran en ocasiones una mirada crítica desde el exterior para optimizar los procesos existentes, desarrollar nuevos productos y tecnologías o abrir nuevos mercados.

Por otro lado, en el curso de la planificación de la sucesión, a las empresas gestionadas por sus propietarios, les gusta recurrir a gerentes interinos experimentados que ya han adquirido experiencia en el proceso de traspaso. Aquí se valora particularmente una visión imparcial y neutral en cuanto a valores.

También las empresas que quieren crecer y no tienen suficientes recursos humanos con la experiencia adecuada, solicitan los servicios de un interim manager para que les guíe en ese proceso de cambio.

Otro uso común de los gerentes interinos es en el área de optimización. Un experto experimentado, externo y neutral analiza y optimiza los procesos, por ejemplo, en la producción para reducir los rechazos.

Los expertos técnicos y los gerentes temporales están disponibles justo a tiempo con calificaciones personalizadas. Independientemente de si se trata de operaciones, gestión de proyectos, tareas críticas o desarrollo de nuevos mercados.

Uso de cookies. En este sitio web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y recoger datos estadísticos sobre el uso de nuestra web por parte de los usuarios.    Más información
Privacidad